Proyecto de recuperación del águila pescadora en la Bahía de Santander

El Águila Pescadora (Pandion haliaetus) es una rapaz que históricamente ha sido objeto de intensos estudios, debido al interés que suscita su presencia en determinadas regiones de Europa y Norteamérica.

En la península ibérica se extinguió a principios de los ochenta de siglo XX, sin embargo en los últimos años, gracias a programas de reintroducción, varias parejas se han reproducido con éxito en Cádiz y Huelva.

La población reproductora más cercana a Cantabria está situada a unos 700 km, junto al río Loira (Orleáns, Francia; Thiollay y Wahl 1998).

La Bahía de Santander es uno de los lugares del norte de la península ibérica donde, desde el año 2001, se registran citas, durante la invernada y los períodos migratorios.

La observación de numerosos ejemplares que recalan en este estuario, unido al alto éxito pesquero observado, son argumentos que justifican la idoneidad de la Bahía, para implementar un proyecto de recuperación de la especie.

Descripción

El Águila Pescadora es una rapaz mediana-grande, inconfundible. En vuelo muestra una silueta con alas estrechas, una mano larga de sólo 4 “dedos”, y cola corta y cuadrangular.

En los adultos, el plumaje del manto es pardo, al igual que el antifaz que destaca sobre su cabeza blanca. Las partes inferiores son prácticamente blancas, salvo en las alas, con bandas negras en las coberteras secundarias y negruzcas en las primarias.

Su longitud media es de 52-60 cm, su envergadura, de punta a punta de las alas de 1,5-1,7 metros, tiene un peso aproximado, cuando es adulto, de 1,4-2 kg y puede llegar a vivir en libertad hasta los 25 años.

Alimentación

Se alimenta casi exclusivamente de peces, generalmente de 20 a 36 cm, seleccionando aquellos que nadan cerca de la superficie, para lo que requiere aguas tranquilas, transparentes y poco profundas que favorezcan su localización y dificulten su huída.

Las especies de la familia Mugilidae (Mugil sp., y Liza sp.) son sus presas favoritas en las aguas costeras y estuarinas de la bahía.

Es la única rapaz que tiene un dedo reversible en cada pie, así pueden tener dos hacia delante y dos hacia atrás, una adaptación que les ayuda a pescar peces resbaladizos. Cuando vuelan con un pez, lo giran con sus pies para que sea más aerodinámico.

Reproducción

El Águila Pescadora es una especie semicolonial que puede criar tanto en solitario, como en colonias laxas. Son extraordinariamente fieles a los nidos, con un porcentaje de retorno superior al 90%.

El nido es un cúmulo de ramas secas que aumenta año tras año. Puede medir casi 2 metros de diámetro y unos 80 cm de alto.

La puesta se suele hacer entre principios de abril y mediados de mayo, su número más habitual es de 3 huevos y la incubación dura 35-37 días. Los jóvenes comienzan a realizar vuelos en torno al nido cuando tienen alrededor de 53 días, permaneciendo en la zona, hasta que tienen entre 12 y 14 semanas de edad. La madurez sexual se alcanza a los 3 años.

Migración

La mayoría de las Águilas Pescadoras del norte de Europa son migratorias, viajan al final del verano a las zonas tropicales de África e incluso Sudáfrica y regresan a principios de primavera.

El norte de la península ibérica está ubicado en pleno corredor migratorio de las Águilas Pescadoras que anidan en Gran Bretaña, Francia, Alemania y Noruega.

Durante el viaje, la mayoría de los ejemplares hacen paradas para descansar y repostar, por ello, la protección de estas zonas, juegan un importante papel en la conservación de la especie.

Las localidades más importantes de sedimentación en el norte peninsular son la Bahía de Santander, el Parque Natural de las Marismas de Santoña (Cantabria), la ría del Eo (límite entre Asturias y Galicia) y la Reserva de Urdaibai (Bizkaia).

Proyecto de recuperación

La reproducción del Águila Pescadora, en la Bahía de Santander, es el objetivo principal del Proyecto de Recuperación, liderado por el Ayuntamiento de Marina de Cudeyo y la empresa Ecoturismo Bahía de Santander.

Se ha seleccionado este estuario, en función de una combinación de razones técnicas y biológicas: la Bahía de Santander cuenta con la figura de protección ZEC Dunas del Puntal y estuario del Miera (Red Natura 2000), por lo tanto es un espacio que ya cuenta con medidas específicas de conservación del hábitat. Además, en la Bahía, se ha constatado una alta disponibilidad de presas, así como también un elevado éxito pesquero.

La primera actuación para la recuperación de la especie es la instalación de nidos artificiales y posaderos, que se ubican siguiendo criterios como grado de tranquilidad, dificultad de acceso y buena visibilidad; y querencias observadas en la especie, como zona de alimentación.

Asociado a este proyecto de recuperación, se ha diseñado un programa de seguimiento, que nos proporcione información acerca del número de individuos que están presentes en nuestra área de estudio a lo largo de todo el año.

Ecoturismo y educación ambiental

El Águila Pescadora es una de las aves más atractivas que pueden observarse en la Bahía de Santander, y más concretamente, en el municipio de Marina de Cudeyo.

Es un ave espectacular, por su belleza y destreza en la pesca; y tiende a reproducirse en el mismo lugar en que nació, razón por la que de forma casi inmediata, crea vínculos afectivos con las personas de su entorno.

Es además un gran atractivo turístico. Su probable reproducción en los próximos años, puede contribuir al fomento de un modelo turístico respetuoso, que contribuya a la conservación y fomento de los recursos locales.

El ecoturismo y la educación ambiental, por lo tanto, son el soporte estratégico del Proyecto de Recuperación del Águila Pescadora, y las herramientas pedagógicas básicas de un proyecto, que pretende implicar a la comunidad local, en la conservación de esta especie y del resto de las aves acuáticas de la Bahía de Santander.

Más información

Artículo publicado en El Diario Montañés, el día 23 de junio de 2017

Más información en los correos electrónicos tenientealcalde@marinadecudeyo.com ó info@bahiasantander.es